La Planta de Huelva forma parte del Proyecto Shaky “USO DEL GLN PARA EL DESARROLLO DE UN ALMACEN DE ULTRACONGELACION Y LA GESTION DE LA CADENA DE FRIO MEDIANTE EL USO DE PILAS DE COMBUSTIBLE” que consiste en el aprovechamiento del frío residual del GNL para la refrigeración de mercancías y para la generación de agua, hielo e hidrógeno en la propia planta.

Este proyecto está siendo desarrollado en andalucia por Enagás Transporte Ariema Enerxia y Pan&Foods como entidades socias, surgida del Programa de Emprendimiento Corporativo e Innovación Abierta Enagás Emprende, y con , tiene un presupuesto de 2.028.927 € y está cofinanciado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), entidad que apuesta por el desarrollo tecnológico de la industria española. El proyecto tiene una duración de 27 meses y comenzó el pasado mes de octubre de 2018

 

 

"Una manera de hacer europa"

 

Enagás Trasporte S.A.U, ARIEMA Enerxia S.L. y Pan&Food S.L. son los promotores de este proyecto estratégico para la mejora de la eficiencia energética de las plantas de regasificación y la transición ecológica hacia una energía sostenible mediante el uso de tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible.

Este proyecto, que inició su actividad el pasado octubre de 2018 y tiene una duración de 30 meses, cuenta con un presupuesto de 2.028.927 € y se encuentra financiado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico (CDTI) y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), entidad que apuesta por el desarrollo tecnológico de la industria española.

Hoy en día, el transporte marítimo del gas natural implica normalmente la licuefacción del gas en origen (Gas Natural Licuado, GNL) y su regasificación en el puerto de destino. Este proceso necesita primero de la retirada y después del aporte del calor latente necesario para los cambios de estado; debido a las grandes cantidades de gas procesadas, estos flujos de calor son muy significativos. En la mayoría de las plantas de regasificación de GNL este frío se desperdicia e incluso en algunas ocasiones se quema parte del gas para aportar calor.

¿Qué se propone?

Por un lado, utilizar los excedentes de frío procedentes del GNL para desarrollar un novedoso tratamiento por congelación para producir hielo y ultra-congelar productos relacionados con la alimentación. Este proceso de congelación será inferior a los 10 minutos para alcanzar la total congelación del producto a una temperatura por debajo de los -35ºC.

Por otra parte, se pretende aprovechar parte de esta energía criogénica para conversión en otras formas de energía, impulsando la producción de agua destilada e hidrógeno a partir de gradientes térmicos existentes en su proceso.

Se utilizará parte del frio para la destilación de agua dulce, pudiendo usar la misma durante distintas etapas del proceso. Para ello, se construirá un dispositivo que permitirá depurar el agua necesaria basándose en un método fundamentado en el ahorro energético.

Por último, también se utilizarán los excedentes de frío del GNL para producir hidrógeno mediante electrólisis y utilizarlo en un sistema de generación auxiliar basado en pila de combustible para vehículos de transporte refrigerado, a través de la transformación de energía térmica en eléctrica procedente de la gasificación mediante un desarrollo de prototipo de ‘Organic Rankine Cycle’.